En el día a día, casi sin darnos cuenta, nos estamos envolviendo cada vez más en el estrés constante y entramos en un círculo de rutina que muchas veces no podemos controlar.

Vivimos en un mundo de constante progreso tecnológico y científico, que nos hace avanzar frenéticamente hacia un futuro, perdiendo de vista nuestro presente.

Hoy ya estamos pensando en mañana, en el mes que viene, en los planes a futuro…. Pero el progreso material no lo es todo, para un equilibrio de la naturaleza es necesario que vaya acompañado de la superación emocional y espiritual para evitar caer en una constante de vida apática, deprimida y agobiada.

Quizás no podamos cambiar totalmente nuestra forma de vida pero si podremos encontrar un tiempo y un espacio de paz y silencio para concentrarnos en nuestros centros vitales, que los pequeños contratiempos cotidianos han ido cerrando e impidiendo que fluya nuestra energía, provocando malestares tanto físicos como espirituales.

Si nuestros chakras se mantienen abiertos y receptivos, podremos alcanzar y sostener un equilibrio físico, mental emocional y espiritual de manera integral.

Los chakras pueden abrirse con la práctica de diversas técnicas (respiración, alimentación, meditación..) y terapias alternativas (tomar una sesión de Reiki Do In por ejemplo 😉 ), las cuales entienden al ser humano como un ser total y energético. Para aprender y hacer propio de nuestra vida diaria la apertura de los chacras se requiere de voluntad y constancia.

Todos tenemos la capacidad de estimular nuestros chakras, pero, para eso, debemos estar relajados, en un ambiente sereno y luminoso, y llevar ropas cómodas, de preferencia de algodón.
También es conveniente que nada nos interrumpa durante esas practicas.

La respiración
Los seres humanos por lo general, no respiramos de manera correcta, aunque esta sea una de las actividades vitales de nuestro organismo. La respiración habitual es torácica, es decir que inhalamos el aire y este llega hasta el tórax y regresa. Es una respiración incompleta, agitada, y angustiosa, (la forma mas exagerada de este tipo de respiración se da en un ataque de llanto que provoca sacudidas o cuando suspiramos)

En realidad, la inspiración debe dirigir el aire hasta el abdomen y expandir nuestras costillas. De esta forma tendremos mayor control y mejoraremos nuestra salud, ya que permitiremos que el organismo se libere de toxinas.

La técnica se denomina pranayama, y consiste en ejercicios de respiración profunda para alcanzar el prana o chi (energía vital). Cuando la respiración es profunda, y pausada, se relaja nuestro cuerpo y nuestro cuerpo nos prepara para comunicarnos con nuestros centros de energía vital:

  • Poner las manos suavemente sobre su abdomen.
  • Inhalar profunda y lentamente por la nariz, dirigir el aire hacia su abdomen y sentir como se hincha
  • Exhalar por la nariz, con el mismo ritmo y permitir que el abdomen se contraiga.

Se puede hacer este ejercicio durante 5 minutos, tratando de profundizar cada vez más la respiración.

La Alimentación
La energía vital entra en nuestro cuerpo a través de los chakras pero también a través del aire y de los alimentos que ingerimos. Por eso, es importante una alimentación sana, basada exclusivamente en el consumo de alimentos naturales.

Si consume los vegetales de todos los colores correspondientes a los chakras, será otra influencia mas que contribuirá a mantenerlos equilibrados.

El video te contará de manera sencilla qué son los chakras y que representa cada uno de ellos 🙂

Comentarios Facebook

Los comentarios están cerrados.

Bookshelf 2.0 developed by revood.com