Este es uno de los símbolos más completos. En cada trazo se observa (comenzando desde arriba) que está sintetizando cada uno de los pasos de la creación, a saber:

  1. El gran misterio de no saber más de nuestro Creador que lo que podemos saber.
  2. La creación de los Dioses.
  3. El pacto de los Dioses para continuar con la obra de la creación.
  4. El rompimiento de dicho pacto y la gran guerra de los cielos.
  5. El triunfo de uno de ellos y el dictado de las leyes karmáticas en su totalidad.

Te preguntarás por qué a este símbolo lo definen como “sin pasado, sin presente, sin futuro”. Bien, la razón es que no conocemos el pasado tal como es, no vivimos el presente tal como creemos y no nos dirigimosa un futuro cierto, pues somos los artífices de él.
Este símbolo moviliza el código energético en varios aspectos y lo hace aún más cuando aprendes a combinarlo con otros símbolos.
Por ahora, aprende sus trazos y acostúmbrate a utilizarlo nada más que en aquellas situaciones que consideras embarazosas. Por ejemplo, frente a una inevitable muerte (tanto la tuya como la de un semejante).
Si se trata de la tuya, puedes trazártelo aún después de haber fallecido (desde tu cuerpo espiritual); también puedes trazártelo frente a situaciones confusas o de díficil resolución. Ello facilitará la respuesta, pues la misma te será dada desde otra dimensión (la cuarta).

El símbolo se imprime en la totalidad del tórax o de la espalda y solamente debes pedir mentalmente, mientras lo trazas, que se logre una solución acertada.

Orlando Guzmán

Bookshelf 2.0 developed by revood.com